¿qué te limita?

¿Cuantas veces no has tenido un sueño, de esos que te hacen iluminar la cara, de esos qué si se hacen realidad, tu vida sería diferente para bien?

¿Y cuantas veces no le has permitido a esos sueños hacerse realidad?

En ocasiones creemos que nuestros sueños no son posibles, empezamos con la lista de todo lo que no tenemos (o creemos no tener) y todo lo que no es posible: no tengo suficiente dinero, no cuento con el tiempo para hacerlo, no hay quien me apoye o ayude, a la final no seré feliz, de eso no vive la gente. Y lentamente vamos matando nuestros sueños y nos vamos quedando con lo que “debemos hacer” y con quienes “debemos ser”.

Y si has experimentado esto, sabrás que cada vez que muere un sueño, se va a apagando un poco esa chispita que llevas dentro. Porque lentamente, te vas diciendo a ti mismo que tus sueños no importan, y son los sueños lo que te iluminan y hacen vibrar.

Hoy te reto a que pienses en esos sueños que tienes en el cajón de los recuerdos, o que pienses en que sería posible. No le pongas límites, ni comiences a pensar en todo lo que falta o puede salir mal. Solo sueña.

¿Qué te pasa cuando sueñas?

Qué te limita