4 reglas para meditar

Meditar ha sido para mí un buen espacio para reencontrarme, para escucharme, para conocerme y para reinventarme.  Es ese ratico solo para mí, y que me permite pausar un momento, antes de comenzar con el día a día, y todo lo que eso conlleva.

En una de las meditaciones escuche estas 4 reglas para meditar, que creo serán un regalo para ti. Sobre todo porque en ocasiones comenzar tu práctica de meditación y sostenerla es un reto, la mente de muchas vueltas, y creemos que meditar es tener la mente en blanco por un largo rato.

Además, creo que estas 4 reglas aplican no solo para la meditación sino que te preparan para afrontar y actuar frente a tus pensamientos y situaciones que encuentras en el camino.

 

  • Resistencia – no resistas tus pensamientos, déjalos llegar, fluye con ellos.
  • Reacción – no reacciones a tus pensamientos, no los presiones ni los rechaces, no los juzgues.
  • Retención – no retengas tus pensamientos, no te quedes enganchado a ellos, así como llegan déjalos ir. 
  • Regresa – vuelve siempre a tu respiración, tu fuente de vida y de energía.

 

AEE Post Meditar

estírate

¿Qué puedes hacer hoy para ir un poco más allá de tus límites?

Me gusta la metáfora de verme como un caucho, donde si lo halas de sus extremos muy poco este queda flojo, suelto, sin fuerza. Y si lo halas mucho puede estirarse tanto que se puede reventar y romper, porque hay demasiada fuerza y energía sobre él que no lo puede aguantar.

Me gusta en ocasiones entonces estirarme lo suficiente para sentir la energía, un poco de tensión,  la fuerza en mí. Como ese movimiento en la mañana en direcciones opuestas para estirar el cuerpo, despertarlo después del descanso y darle la sacudida que requiere para arrancar.

Busco en mí día a día situaciones en donde ya la tensión es poca, y me quedo muy cómoda dentro de mis propios límites. Cuando la encuentro, entonces miro como ampliar ese límite, a que me puedo atrever, hasta donde puedo estirar, a que direcciones puedo apuntar. En ocasiones es algo pequeño, y otras un gran salto. Puede ser algo como hacer unos minutos más de meditación, o puede ser evitar el postre del almuerzo, o algo más osado como atreverme a tener una conversación que llevo procrastinando por un buen tiempo.

 

¿Qué deseas estirar un poco más hoy?

¿Qué límite quieres desafiar?

¿Dónde puedes encontrar más energía y tensión?

 

AEE Post Estirate

conquistando el miedo

El miedo es una emoción más, si te gusta o no, es otra cosa.

 

El miedo no es peligroso, es un llamado de alerta de algo que puede hacerte daño (nótese que escribí “puede”, todo depende con que lente mires la situación), nos pone en alerta.

 

Lo que es peligroso, es hacer como que el miedo no está ahí, o tratar de llamarlo por otro nombre. Esto no es algo que hacemos conscientemente, es algo que hemos ido aprendiendo con el tiempo.  Hemos aprendido a no mostrar nuestro miedo, porque seriamos débiles, hemos aprendido a ocultarlo bajo la rabia, o la negación. Pero todos los seres humanos tenemos miedo a algo, en diferente medida y unos a más cosas que otras.

 

Lo que es peligroso, es rehusar a ver el miedo, no atreverse a escucharlo, que será lo que te quiere decir? No confiar en nuestras capacidades y soltar nuestros sueños por pensar que no tendremos éxito para alcanzarlos.

 

Piensa en cuantas veces has actuado a pesar del miedo, y te has atrevido a hacer algo imPOSIBLE. Por ejemplo, cuando terminaste una relación que no te nutria, o dejaste todo para arrancar de ceros, o cuando renunciaste a la seguridad de un trabajo para ser emprendedor,  o cuando superaste una enfermedad que cambio tu vida, o cuando cada mañana te levantaste a entrenar para correr esa media maratón, o superaste de la muerte de un ser querido.

 

Cada vez que te enfrentas a tus miedos, los miras a los ojos, y te atreves a actuar, ganas confianza en ti mismo, lograr sacar el coraje necesario y te empoderas para seguir adelante.

 

¿Qué miedo has logrado superar?

¿Cómo te hiciste más fuerte con esa experiencia?

Siente esa energía que se despierta en ti.  

¿Qué miedo está escondido que no quieres enfrentar?

¿Te atreverías a mirar de frente y preguntarle qué mensaje tiene para ti?

¿Qué pequeña acción te retas a hacer para lograr tu sueño?

 

Si quieres atreverte te invito a que hagas el taller Haz POSIBLE lo imPOSIBLE.

AEE Post Miedo