súper poderes

Mi hijo de 8 años, estaba en estado de rebeldía, con ganas de pelear conmigo, un poco sin razón aparente… Yo cansada, con trabajo pendiente y abrumada con la vida … Crisis por ambos lados. La rutina de la noche entonces se volvió un caos, ninguno de mis dos hijos quería acostarse, alistarse y colaborar…. yo con ganas de tirar la toalla.

Esta escena no es algo nuevo, cada tanto entramos en esta dinámica, y mis reacciones han ido cambiando, a veces me retiro, a veces exploto, a veces busco jugar. Esta vez, la reacción fue mostrar mi desilusión, les mostré que me sentía un poco vencida por la situación, que estaba frustrada con lograr que fuera algo en equipo, que sentía que no me escuchaban y todo eso me dolía mucho y me estaba sintiendo triste.

¿Qué paso? Deje por un momento de ser la mamá que lo debe saber todo, que debe tener una respuesta, que debe estar tranquila. Deje de aparentar que no me molestaba y sobre todo les mostré como me sentía.

El pequeño me abrazo y me dijo que haría más caso.

El mayor me contó que el en ocasiones se siente igual con sus amigos. Comenzamos a hablar de que le pasaba, de cómo se sentía, y llegamos a la conclusión que hay personas que queremos estar con ellas, pero que en ocasiones estar con esas personas no nos hace sentir bien.

Le recomendé que recordara uno de sus súper poderes (tenemos varios), el de elegir con quien quiero estar y con quién no.

Y me quede luego pensando en cómo de adultos vamos perdiendo nuestros súper poderes, nos quedamos en relaciones que no nos nutren, en trabajos que no nos permiten crecer, vamos a lugares que nos deprimen y dejamos de hacer más de lo que nos gusta y nos hace bien.

¿Y tú te has olvidado de tus súper poderes?

¿Cada cuánto te permites ser vulnerable?

choose joy

Hoy elijo alegría.

ironías

En este momento de vida, hay más información afuera, tenemos internet donde con solo escribir lo que queremos aparecen miles de respuestas, tenemos las redes sociales donde nos sentimos conectados a muchos, ver caras conocidas, recuperar amigos del pasado, y nos enteramos de lo grande y lo pequeño de los otros, sabemos casi en tiempo real lo que está pasando en lugares del mundo que ni siquiera sabíamos que existían, y podemos unirnos a causas que conectan con nosotros.

Y la ironía está en que a pesar de tener todo tan a la mano, de sentirnos tan conectados afuera, nos sentimos completamente solos, es una etapa en que hay más casos de depresión, más suicidios, más matoneo, más desintegración familiar, mayor violencia, más corrupción. En fin así como tenemos más conexión hacia afuera hemos perdido la conexión hacia adentro. Es por eso el furor de prácticas como el yoga, mindfullness, procesos de transformación personal, detox, ángeles, constelaciones familiares, retiros, etc.

Te invito a que integres algunas prácticas para conectarte hacia adentro…

  • PARA – respira, conéctate con que deseas realmente, baja el ritmo y ESCUCHA. Lo más probable es que ya tengas la respuesta solo falta escuchar.
  • DISCERNIMIENTO – a pesar de tener mucha información afuera, no todo es cierto, usa tu criterio. El punto anterior te ayudará a realmente escuchar qué de todo lo que hay afuera es para ti.
  • TRIBU – conéctate con personas que te inspiren, de impulsen a crecer, te nutran, te escuchen, te guíen y te acompañen en el viaje.
  • NATURALEZA – genera un espacio para aprender de la naturaleza, los animales, las estrellas.

Me encantaría saber que otras formas tienes o usas para conectarte contigo.

listen heart

Escucha tu corazón