altibajos

Nuestra vida no es constante, somos como la marea con altos y bajos, con picos donde en ocasiones nos sentimos bien, seguros y logramos lo que queremos; y momentos en que todo está gris, nada nos funciona, y el mundo parece no tener un fin.

 

Si realmente, nos permitimos danzar en este subir y bajar, ir y venir, y dejamos de darnos palo cada vez que estamos abajo y de sentirnos demasiado cada vez que estamos arriba, las cosas serían mejor.

 

Uno porque no lucharíamos contra la corriente, el fluir y los ciclos de la vida.

Dos porque podríamos realmente aprender de nosotros mismos. Estar atentos de aquello que me esta funcionando cuando estoy arriba, eso que puedo repetir  de forma consiente. De igual manera observar cuando estoy abajo, que es lo que repito, que es lo que me digo, que me hace llegar allí y no me deja salir.

Tres porque así nuestros días altos serán más altos y nuestros días bajos también serán más altos.

 

¿Te animas a llegar más alto?

ride

aprende a amar el viaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s