no me importa

Hace poco escuche esta frase

“me importa tanto que simplemente no me importa”

 

Probablemente al  leerla te pasa lo mismo que me paso a mí, qué?????? Esto no tiene sentido.

 

Ahora piensa en algo que realmente te importa mucho. Para mí es mi familia, mi acompañar mujeres en su proceso de empoderamiento, o ser cada día una mejor persona.

 

Ahora piensa en las cosas que se interponen en lograr eso que te importa mucho…

 

¿Lo tienes?

 

Eso es lo que simplemente no te importa.

 

Deja eso a un lado, no le pongas energía a lo que te distrae, no te desgastes en lo que te limita.

 

Enfócate en lo que realmente importa y verás como todo fluye!

 

Post AEE (2)

soltar

Hoy quiero compartir unos de mis poemas favoritos.

Muchas veces sabemos que hay algo que necesitamos soltar, dejar ir. Lo sabemos dentro, pero encontramos disculpas, nos ponemos trabas, buscamos consenso, y así logramos mantenernos aferrados a eso que sabemos que ya es hora de soltar. Puede ser una relación, un habito, una camisa, puede ser cualquier cosa.

Hoy te invito a que leas el poema, y te permitas soltar algo que ya no necesitas…

 

Ella soltó. Sin un pensamiento o una palabra, ella soltó.

Soltó el miedo. Soltó los juicios.

Soltó la confluencia de opiniones pululando alrededor de su cabeza.

Soltó el comité de la indecisión en su interior.

Soltó todas las razones “correctas”. Total y completamente, sin dudas ni preocupaciones, ella simplemente soltó.

Ella no le pidió a nadie consejo. Ella no leyó un

libro sobre cómo dejar ir … Ella no buscó en las escrituras.

Ella sólo soltó.

Ella soltó todos los recuerdos que la detenían.

Ella soltó toda la ansiedad que le impedía avanzar.

Ella soltó la planificación y todos los cálculos sobre cómo hacerlo perfectamente.

Ella no prometió dejar ir.

No escribió en su diario al respecto.

Ella no escribió la fecha prevista en su agenda.

Ella no hizo ningún anuncio público ni puso un anuncio en el periódico.

Ella no revisó el informe del tiempo o leyó su horóscopo.

Ella simplemente soltó.

Ella no analizó si debía dejar ir.

No llamó a sus amigos para discutir el asunto.

Ella no hizo un tratamiento espiritual y mental de cinco etapas.

No llamó a la línea de oración.

Ella no pronunció una sola palabra. Ella simplemente soltó.

No había nadie alrededor cuando ocurrió.

No hubo aplausos o felicitaciones.

Nadie le dio las gracias ni la alabó.

Nadie se dio cuenta de nada.

Como una hoja que cae de un árbol, ella sólo soltó.

No hubo ningún esfuerzo. No hubo lucha.

No fue bueno ni malo.

Era lo que era, y es precisamente eso.

En el espacio de dejar ir, dejó que todo sea.

Una pequeña sonrisa apareció en su rostro.

Una ligera brisa sopló a través de ella.

Y el sol y la luna brillaron eternamente.

Reverendo Safire Rose

let go

altibajos

Nuestra vida no es constante, somos como la marea con altos y bajos, con picos donde en ocasiones nos sentimos bien, seguros y logramos lo que queremos; y momentos en que todo está gris, nada nos funciona, y el mundo parece no tener un fin.

 

Si realmente, nos permitimos danzar en este subir y bajar, ir y venir, y dejamos de darnos palo cada vez que estamos abajo y de sentirnos demasiado cada vez que estamos arriba, las cosas serían mejor.

 

Uno porque no lucharíamos contra la corriente, el fluir y los ciclos de la vida.

Dos porque podríamos realmente aprender de nosotros mismos. Estar atentos de aquello que me esta funcionando cuando estoy arriba, eso que puedo repetir  de forma consiente. De igual manera observar cuando estoy abajo, que es lo que repito, que es lo que me digo, que me hace llegar allí y no me deja salir.

Tres porque así nuestros días altos serán más altos y nuestros días bajos también serán más altos.

 

¿Te animas a llegar más alto?

ride

aprende a amar el viaje

“si” o “no”

Cuantas veces no entramos en ese mundo incierto de tomar una decisión y tener que escoger entre “si” o “no”.

 

Puede ser para algo tan sencillo como “¿quiero esto para comer?”, hasta algo más complejo como “¿continuo en esta relación?” o “¿renuncio a mi trabajo?”.

 

Cuando entro en estos dilemas, miro lo positivo de cada una de las decisiones, y su lado negativo. En ocasiones pido la opinión de otros para ver alternativas, hasta puedo lanzar una moneda para ver si sale cara o sello.

 

Lo que pasa es que siempre sabemos que es lo mejor para nosotros mismos. A veces la decisión es difícil porque implica un riesgo y eso nos puede dar miedo, o porque creemos que alguien puede salir herido, o porque no sabemos cómo será  eso de hacer las cosas de otra manera, o porque hacerlo sería un poco loco, egoísta, diferente, etc. y que pensarán los demás.

 

Independientemente, de la escusa que encontremos para no tomar la decisión, la respuesta la tenemos nosotros.  Algo que me ayuda a tomar la decisión es el saber que siempre que digo “si” le digo que no a algo, y cuando digo “no” le digo “si” a algo, no hay un absoluto!

 

Por ejemplo, si digo “si quiero comer postre” le puedo estar diciendo que “no” a comer saludable, a comer sin azúcar, a comer menos. Si digo “no voy a salir”, le estoy diciendo que “si” a quedarme en casa, a descansar, a hacer actividades bajo techo….

 

Por eso piensa a que le dices “si” y a que le dices “no”, que es más importante para ti, y recuerda que la respuesta está en ti!

No Si

 

Posts relacionados: preparando o evitando, equivocándome, no tienes que estar listo