PARA

Acaba de terminar la semana de receso escolar, y creo que no es algo que me pasa solo a mí, pero  normalmente termino más cansada de las vacaciones que cuando estoy trabajando. En mi afán de sacar el mayor provecho al tiempo, trato de hacer tanto que acabo haciendo de todo. Esta vez llevaba un libro para leer, llevaba mi computador para avanzar en mi libro, llevaba mi libro de mandalas para colorear, llevaba los tenis para hacer ejercicio, llevaba los juegos de mesa para divertirme en familia, llevaba el bronceador para aprovechar un poco el sol, llevaba el ipad para depurar un poco de correos, llevaba algunos archivos de la oficina para adelantar algo de trabajos, y puedo continuar la lista de cosas que llevaba….

 

Con solo escribir todo lo que llevaba ya me siento cansada, de tanto que pretendía hacer, y lo que me di cuenta  es que normalmente hago eso…

 

Pero esta vez decidí PARAR, la mitad de lo que lleve se quedó en la maleta, hice lo que quise cuando quise. No lo que debo hacer, no lo que tenía planeado hacer, no lo que quieren que haga, no lo que podría hacer. Así sin culpa, sin remordimientos, sin rabia, sin afán.

 

Pare, respire y me conecte con lo que yo quería…. ¿Y qué pasó? Disfrute mucho más a mi familia, a mis amigos, la comida, la naturaleza. Estuve más presente en lo que hacía y en lo que quería.

 

Pare, respire y escuche que necesitaba… ¿Y qué pasó? Llegue descansada, renovada, más tranquila y pausada.

 

Pare, respire y sentí como estaba… ¿Y qué pasó? No pelee conmigo misma, por sentir algo y hacer algo diferente.

 

¿Y tú cada cuanto paras?

 

PARA

RESPIRA

CONECTA

Ahora si ACTUA!

reconecta

pataletas

Como mamá de dos, he ido viendo la evolución de las pataletas a través de los años. Los dos son diferentes y actúan diferente, sin embargo, los dos hacen pataletas en algún momento. Y he intentado varias formas de abordarlas, los he ignorado, me he retirado, y hasta he actuado como ellos para ver si paran.

 

Entiendo que cuando mis hijos hacen pataleta tiene más que ver con algo que necesitan, atención, descanso o comida y ellos no saben realmente que es y por lo mismo no saben cómo expresarlo.

 

Pero la pataleta no es solo cosa de niños, y pasa que me descubro en ocasiones haciendo pataleta yo misma. Pataleta por no lograr lo que deseo, porque no se hacen las cosas como quiero, porque algo me da rabia, y claro no me tiro al piso, no lloro y no grito, en cambio hago pataleta de adulto (jaja eso suena ridículo), me callo y retiro, hago mala cara, pero claramente no me hago cargo de lo que necesito.

 

Así que siguiendo esa línea, cuando tengo ganas de hacer una pataleta o me sorprendo teniendo una pataleta pienso, ¿qué es lo que realmente necesito y como puedo hacer para expresarlo (a mi o a otros) de una manera que realmente me permita obtenerlo?

 

¿Cómo son tus pataletas?

¿Por qué tienes normalmente pataletas?

reflection

Todo en tu vida es un reflejo de una elección que has hecho. Si quieres un resultado diferente, toma elecciones diferentes.