No hay UN camino

Me gusta pensar en que cada cual hace las cosas a su manera, con su estilo, con lo que trae y ha vivido, con lo que le gusta y le asusta, con eso que le apasiona, con lo que se siente bueno, con lo que le combina, con lo que le queda fácil y difícil, con lo que es un reto y con lo que le dijeron de pequeño.

 

¿Cuál es tu camino, tu forma de crear, de pensar, de escribir, de hablar, de cantar, de actuar?

 

¿Cuál es el camino que estas diseñando, creando y caminando?

 

No busques el camino bueno o malo, solo busca tu propio y único camino.

action

La Acción es la clave fundamental para todo éxito. Pablo Picasso

cambio

“Lo único constante es el cambio” Heráclito

Esta frase me ronda constantemente la cabeza, todo cambia.

Cambia tu cuerpo.

Cambian las horas del día.

Cambia el clima.

Cambian nuestros años.

Cambian nuestras relaciones.

Cambia el semáforo.

Cambia el planeta.

¿Entonces por qué nos aferramos tan fuertemente a no cambiar, a que todo sea una constante?

¿Por qué buscamos que todo sea de una forma y no cambie?

No quiero que mi cuerpo envejezca, que mis relaciones se terminen, que mis hijos crezcan.

No quiero soltar trabajos, relaciones y hábitos que no me nutren.

No quiero que mis seres queridos mueran.

En cuanto nos conectamos con que todo cambia, que la vida es cíclica, que todo nace, crece y muere, solo para dar camino a que algo nuevo nazca, crezca y muera, constantemente.

El cambio es crecimiento, el cambio es trasformación, el cambio es aprendizaje, el cambio es renovación, el cambio es lo único constante.

Hoy te invito a observar el cambio, disfruta el cambio y maravíllate de todo lo que pasa si no luchas con él.

¿qué estás pensando?

Para, cierra los ojos y observa en que estás pensando.

Sabías que:
• Cada persona tiene en promedio 60.000 pensamientos al día (24 horas tienen 86.400 segundos)
• Repetimos cada día el 95% de nuestros pensamientos del día anterior
• Cerca del 80% de esos pensamientos son negativos

El blog pasado tenía que ver con esas historias que nos contamos, esas historias determinan no solo como nos sentimos, sino también como actuamos. Y bueno puede que reescribamos la historia, y te cuento que para mí cuando lo hice la primera vez, realmente no me creí la nueva historia, pues se sostiene en lo que creo y llevo creyendo por muchos años.

Por eso hoy la invitación es a que pongas atención y seas consciente de lo que piensas, lo que te dices, y a cómo te sientes cuando lo haces.

¿Son tus pensamientos negativos o positivos?

¿Cuáles esos pensamientos que repites cada día que puede no te estén dejando ser y hacer lo que deseas?