¿sueñas o te aventuras?

Ayer estuve dando un par de charlas con jóvenes de octavo y novena del colegio de mi hijo, y el propósito era hablar sobre algo inspirador que los conectará con ellos mismos. Y parte de mi aprendizaje al terminar fue ver cómo nos quedamos en nuestros sueños, y a veces realmente ni siquiera los tenemos tan claros. Me movió muchísimo ver algunos jóvenes con sueños grandes, inspiradores, y otros con dificultad para darse permiso de soñar.

 

Parte del ejercicio era primero darnos permiso para soñar, y luego recordé un estudio de David Kohl, profesor eméritos de la Universidad Virginia Tech, que encontró que “los individuos que escriben sus metas tienen 9 veces más éxito que aquellos que no escriben sus metas.”

 

Entonces el reto era convertir ese sueño en una aventura, en algo posible, tangible, no importaba lo pequeño o grande, si era para el otro día o dentro de 20 años, solo que fuera importante para cada uno de ellos y claro como toda aventura, que fuera divertido, que imprimiera un poco de emoción y adrenalina, y que al final hubiera un aprendizaje.

 

Por eso hoy te propongo, que pienses en cuál es tu sueño, eso que te hace vibrar, que de solo pensarlo te ilumina la cara.

Te propongo que cierres tus ojos, y pienses que ya lo lograste… ahh que se siente bien!

¡Ahora escríbelo y deja que comience la aventura!

goal-write-it

Si tienes una meta, escríbela. Si no la escribes, no tienes una meta, tienes un deseo. Steve Maraboli

goals-set

Establecer tus metas es el primer paso para convertir lo invisible en visible. Tony Robbins

¿te estás comparando?

Es muy común escuchar “no te compares con los demás”…. Y estoy de acuerdo con eso, aunque nos movemos en un mundo donde realmente nos dicen lo contrario, están las revistas y la publicidad dándonos un punto de comparación donde debemos tener algo, vernos de alguna manera, hacer ciertas actividades, etc. Están las conversaciones de porque no eres como él/ella, o no falta la frase “es que tienes que hacer/ponerte/vestirte/decir así”.

 

¿Qué tanto te comparas con otros?

 

¿Te comparas en el trabajo, comparando tu trabajo con el de los demás?

 

¿Te comparas con otros con respecto a tu cuerpo, a tus hábitos, a tu forma de ser?

 

¿Te comparas con tu pareja, en cuanto a quien hace más, gana más, quiere más?

 

Una cosa es comparar y otra ver donde estamos con relación a otros. Lo que me pasa a mi despues de tanto comparar es que acabo agotada, aburrida y frustrada…

 

¿Qué tal si cambiamos un poco la comparación?

 

¿Qué tal si dejas de compararte con otros y te comparas contigo mismo?

 

¿Compara en que eres mejor hoy de lo que fuiste ayer?

 

¿Cómo puedes ser hoy más libre, más tú?

 

¿Qué puedes hacer/pensar/sentir diferente que te haga más feliz?

 

¿Qué de lo que eras ayer ya no te sirve y quieres dejar ir?

relationship

La relacion más poderosa que tendrás es la relación contigo mismo. Steve Maraboli

vas a pagar el precio?

¿Qué quieres, que deseas, con que sueñas?

 

¿Crees que puedes tenerlo?

 

¿Qué precio debes pagar para tenerlo? No estoy hablando de precio económico, sino de que debes hacer o dejar de hacer, que debes cambiar, que nuevos hábitos desarrollar.

 

¿Estás dispuesto a pagar ese precio, o seguirá siendo un sueño más?

 

En todo lo que hago y las personas que acompaño me doy cuenta que la mayoría de las veces lo que nos pasa es que no estamos dispuestos a pagar ese precio, por comodidad, por miedo, porque no sabemos cómo,  porque no creemos que podemos…

 

Por eso hoy te invito a que si deseas algo te atrevas a pagar el precio y logres tus sueños!

wake-up

Algunas personas sueñan con el éxito, mientras otras se levantan y trabajan por ello. Napoleon Hill

¿te distraes?

Como mujer me gusta el multitasking, hacer varias cosas a la vez, mientras hago una cosa ya estoy pensando en lo que debo hacer luego. En la casa, mientras que el agua se calienta puedo organizar algo, y además ir haciendo la lista de lo que hay que comprar. En la oficina, mientras me hablas yo puedo ir revisando un correo. Y claro que me gusta aprovechar el tiempo, proyectar, y en ocasiones puedo hacer dos cosas a la vez. Y claro que mamá no puede hasta hacer un poco más de dos.

 

Pero sabias que cada vez que le quitas tu atención a una tarea y haces algo más, estás haciendo pedazos  tu atención, pierdes el momentum y te fuerzas a ti mismo a recuperarlo cada vez que vuelves a la tarea inicial. Esto me lleva a que si por ejemplo, ya estoy escribiendo este post, y decido parar para revisar mi correo, contestar una llamada, o mirar que ha pasado en las redes, pierdo la inspiración, la idea, y al regresar a ella debo volver a empezar.

 

Qué te parece si haces las cosas con toda tu atención, programas tu día en bloques, te enfocas y terminas la tarea. Cuando termines una puedes continuar con la siguiente!

 

No tener que revisar tu celular cada vez que suena una notificación, no revisar tu computador cada vez que entra un correo o no abrir tantas páginas a la vez. Verás cuanto te rinde el día, al no tener que empezar varias veces tus tareas y estar realmente enfocado en lo que deseas lograr.

 

distractions

Se sobre acciones y no distracciones.

focus

Mata de hambre a tus distracciones y alimenta tu enfoque.