rumiando

rumiando

Escuche el termino de estar “rumiando una idea”  y bueno en el estricto sentido de la palabra lo que hacen la vacas cuando están rumiando es masticar, tragar, regurgitar y repetir el proceso. Entonces cuando hacemos eso con las ideas, pensamientos o problemas, es repetir los proceses una y otra vez, lo tenemos, lo tragamos, y volvemos a tenerlo. Cuando esto me pasa continuamente, realmente me quedo rumiando, pero no me lleva a ningún lugar, no resuelvo nada y no entro en acción, al contrario me va generando más estrés y preocupación.

Entonces al sentir que hay algo que sigue dando vueltas en mi cabeza, la pregunta es ¿estoy rumiando este pensamiento o realmente estoy reflexionando sobre él? ¿Y cuál es la diferencia?

Al reflexionar no me quedo solo en el pensamiento, no por tener más tiempo en mi cabeza se va a solucionar, sino que al reflexionar lo que hago es ver qué puedo hacer diferente para que la situación sea mejor.

Por ejemplo, llevaba días rumiando en como en ocasiones siento que no tengo suficiente tiempo para mí, están las sesiones, los talleres, los proyectos, la casa, los niños, las nuevas ideas, los cursos, y yo qué? Y literalmente la idea la estaba rumiando, solo iba y volvía y cada vez que pensaba en ella me daba más estrés y frustración. Luego, decidí reflexionar sobre la idea, y encontré un paso para tener tiempo para mí. Ya llevo unas semanas levantándome media hora antes que todos en la casa, si eso implica que aún es de noche, pero es MI tiempo; medito, leo, hago estiramiento, escucho los pajaritos y veo el amanecer. Aprovecho para pensar en que quiero para mí en el día y que cosas voy a dejar que no me sirven.

Y tú, ¿quieres seguir rumiando o reflexionando?

¿Qué paso vas a dar para hacer que la situación sea mejor?

solutions

Identifica tus problemas, pero dale tu poder y energía a las soluciones. Tony Robbins

sentir y pensar

Cuando somos niños nuestra guía para la forma en que nos comportamos es como nos sentimos.  Si siento hambre como, si estoy cansado lloró, si algo me hace gracia rio, si me da miedo lloro, y así vamos por el mundo.

 

Como adultos, la cosa cambia, de cierta manera ya estamos domesticados a reaccionar de cierta forma, a actuar de una manera en particular, y lo hemos aprendido por lo que hemos vivido, lo que nos han contado y lo que hemos observado. Entonces nuestra guía cambia, y ahora es como pensamos. No es que no sigamos sintiendo, pero ahora le damos prioridad a lo que pensamos, y de cierta manera nos desconectamos de lo que sentimos. Nos desconectamos de lo que necesitamos, y nos enfrascamos en la lógica, lo que debe ser y lo que debe hacerse.

 

Y si algo saben de mí, es que la lógica es lo mío, o mejor, es un lugar donde estoy muy cómoda!  Es por eso que para mí romper ese ritmo de actuar basado en lo que pienso y no en lo que siento, sigue siendo un reto. Estar atenta a como me conecto con lo que siento realmente, y no con lo que creo que es, o con esa forma que automáticamente responde a lo que me pasa.

 

Por eso hoy te propongo, ¿Qué tal si por hoy antes de actuar o responder, te conectas con lo que sientes y necesitas? Y miras simplemente que te pasa diferente.

 

¿Qué tal si cuando alguien te responde te conectas con lo que puede estar sintiendo y necesitando?

feel

Lo que siento por mi mismo es más importante que cómo me veo. Bobbi Brown

think

Debes aprender una nueva forma de pensar antes de poder dominar una nueva forma de ser. Marianne Williamson

¿Qué le dirías a un niñ@?

Nunca le dirías esto a un niñ@, o por lo menos yo no lo haría…

¿Y que crees que te dices a ti?

¿Cuál es esa voz que te juzga o te crítica? ¿Qué te dices?

…. Por hoy ¿qué te quieres decir?

Este video me dejo pensativa y en reflexión de que me digo y como me lo digo, que tanto me acepto tal como soy, y reconozco lo bella que soy, lo perfectamente imperfecta.

Soy única y tu?