Permiso

“Permiso”

La semana pasada escribí sobre Elegir, y sin embargo me queda la sensación y la experiencia que no solo basta con elegir algo, desearlo, saber que puedo escoger. Y por eso hoy me surgen muchas preguntas sobre qué más puede ser…

 

¿Hay algo que llevas un buen rato queriendo hacer y sigues sin hacerlo?

¿Quieres cambiar algo tuyo pero no te animas?

¿Estas esperando que alguien te dé permiso?

 

Permiso para cambiar, para crear, para decir, para hacer… Permiso para realmente elegir.

 

¿Qué es lo que realmente quieres?

¿De quién necesitas permiso para conseguirlo?

¿Será que el permiso se lo das a otros y no a ti mismo?

¿En que necesitas darte a ti mismo permiso?

¿Qué necesitas para dártelo?

Te invito a que por hoy te des permiso para aquello que has estado postponiendo.

permiso

me toca

Me toca levantarme temprano.

Me toca trabajar.

Me toca conseguir pareja.

Me toca adelgazar.

 ¿Cuántas veces al día te escuchas en “me toca”?

Cuando respondí esta pregunta me encontré en muchas veces, y me di cuenta que cuando estaba de mal humor o irritada el “me toca” estaba muy presente en mi mente. Una momento de me toca que note mucho fue como a la hora de acostar los niños, ya cansada del día, con ganas de recostarme y viendo que todo salía diferente a como lo tenía planeado, había pataletas, luchas, y a mí me toca acostar a los niños, a mí me toca preparar la comida, a mí me toca sacrificarme, a mí me toca….

 Y entonces surgió la pregunta ¿y qué tal “yo elijo”?

Elijo la hora en que me levanto.

Elijo que actividad quiero hacer.

Elijo quien está a mi lado.

Elijo que como y como me cuido.

Y desde el elegir, pude ver que la hora de acostar a los niños era mi elección de estar con ellos, de cerrar el día, de disfrutar el último ratico juntos, de jugar a lavarnos los dientes, de compartir en familia. Y sabes qué, e sentí más tranquila, con menos lucha, disfrutando más y claro menos cansada de tratar que las cosas fueran o me tocaran.

¿Qué tanto eliges en tu vida?

¿Dónde ves que estás en “me toca” en vez de estar en  “yo elijo”?

¿Qué tanta autoridad te das para elegir?

choose.jpg

Estoy a cargo de como me siento y hoy estoy elijiendo la felicidad.

Muévete

Sabías que Hipócrates recomendaba a las personas con mal humor dar un paseo, y si no mejoraba su mal humor, caminar de nuevo.

Así como tu cuerpo necesita fluir tu cerebro también.

En estas últimas semanas he salido un poco de mi rutina de trabajo al computador sentada por largos periodos, y se siente bien, siento que estoy más oxigenada, con más energía y como si mi mente estuviera más clara. Llevo todo el año con una rutina de ejercicio, a veces más a veces menos, sin embargo, he logrado mantener un ritmo, y así sea corta y a veces sienta que no tengo ganas, el día arranca diferente.

¿Qué haces cuando estás de mal humor?

¿Qué tanto te mueves?

¿Cómo oxigenas tu cerebro, tu cuerpo, tus emociones, tu vida?

¿Cómo puedes mejorar tus rutinas de movimiento?

 

exercise