Soltar, soltar y soltar

Hace unas semanas me llego una imagen que decía “suelto para avanzar”, y bueno el soltar se ha vuelto en una de mis palabras favoritas, sin embargo no me había detenido a pensar en que significaba realmente soltar y como la estaba aplicando en mi vida.

soltar

Así soltar puede ser:

  • Hacer esa llamada que no te atreves a hacer e invitar a un amigo a tomar un café
  • Permitir que tu cuñada revise tu closet y saque la ropa pasada de moda
  • Mandar ese correo que no quieres que suene a necesidad
  • Tener esa conversación incomoda pero necesaria
  • Regalar esos pantalones que crees que algún día te volverán a quedar
  • Dejar de pensar en porque tu hijo no duerme y solo disfrutar una noche más en vela
  • Comprar esa novela “mágica” que tanto te gusta leer a pesar de tener ya una pila de libros en tu mesa de noche
  • Comerte ese pedacito de pan que tanto te gusta y sentir lo bien que sabe
  • Admitir que sientes miedo y hacerlo publico
  • Decir que “no” y aceptar las consecuencias de ello
  • Pedir ayuda para lograr tus sueños
  • Llorar frente a tu pareja y no sentirte culpable
  • Pedir disculpas y seguir adelante
  • Verte al espejo y agradecer las cosas bellas que allí ves y no solo las quisieras cambiar
  • Botar papeles viejos que ya solo ocupan espacio
  • Hacer eso que quieres sin importar que los otros te vean como loca
  • Dejar ir esa idea de que “las cosas son así” y no como yo quiero que sean
  • No esperar que todo pase como quiero sino respetar como son

Y después de reflexionar todo se reduce a soltar el miedo que no nos permite algo, miedo a lo que dirán, miedo al cambio, miedo al rechazo, miedo a verte diferente, miedo a sufrir, miedo al miedo…

¿Y tú que quieres soltar hoy?