Andando en Espiral

Andando en espiral, tiene mucho que ver con la manera de nadar la vida, en un constante ciclo de nacer, vivir, morir y renacer, con la belleza que esto nos trae y las oportunidades que aparecen si lo vemos desde este punto.

Es curioso, como cuando una idea llega (o la vemos finalmente) todo comienza a girar en torno a ella. El andar en espiral no solo es un ciclo, y mucho menos un circulo donde todo comienza de nuevo de la misma manera, la espiral permite el movimiento, el crecimiento, el cambio y por claro, las repeticiones y vicios que traemos y no vemos como nos afectan o simplemente no queremos cambiar.

El espiral, permite que no haya tiempo, ya que todo puede suceder y quien más que yo para decidir cómo va a suceder… si, a veces se me olvida y es como si todo pasara sin que yo pudiera cambiarlo, pero todo vuelve a nacer, vivir, morir y renacer.

Otra parte especial del espiral es su simbología con lo femenino, la diosa, la matriz, la fertilidad, todos símbolos de cambio continuo y evolución. Para mí cada día, cobran más fuerza, han llegado en diferentes momentos, con diferentes regalos, los he recibido con alegría y risas, así como con dolor y llanto.

Así, andando en espiral, me permite andar todos los caminos, me permite crecer y transformarme, sin dejar de ser. Este es un andar que no hago sola, sino con aquellos que me rodean, personas, animales, plantas y almitas que están en el cielo. Este un andar, que espero no solo me permita liberarme, sino se lo permita a otros. Este en mi andar, tu andar y la unión de muchos espirales que se interconectan.